¿Te has preguntado alguna vez por qué las novias llevan un ramo entre las manos el día de su boda? Desde flores a domicilio en Vallecas, hoy vamos a compartir contigo algunos datos curiosos al respecto. Hoy en día el ramo tiene un carácter meramente ornamental, salvo en contadas excepciones. Aquellas en que la novia le confiere algún tipo de simbolismo a las flores elegidas. En el origen no fue así. Está documentado el uso de hierbas aromáticas en la antigüedad. Poseían una doble función. Se creía que su intenso aroma ahuyentaba a los malos espíritus. Algo, desde luego, muy conveniente, si se pretende celebrar el comienzo de una vida dichosa. Se conjuraban así, posibles malos augurios para la pareja. La otra finalidad era mucho más carnal. Se atribuía a esas plantas un poder afrodisíaco. Durante la ceremonia eran consumidas por los contrayentes y sus invitados. Toda una invitación a la sensualidad. Algo muy indicado, obviamente, para ese momento de feliz unión.

Si haces el ejercicio de saltar unos siglos hacia adelante, ahora te encontrarás con una finalidad algo más prosaica para ese adorno floral. Parece ser que en la Edad Media no eran muy amigos del agua y el jabón. Uno de los baños anuales tenía lugar en mayo. Por eso, las bodas se celebraban en primavera o al comienzo del verano. Un ramo de flores muy aromáticas ayudaba a disfrazar olores no deseados. La novia lo convertía en un aliado necesario, como vemos. En flores a domicilio en Vallecas nos alegramos mucho de que esa página de la historia haya sido superada, felizmente.

Vemos que ese ramo siempre ha tenido una aureola mágica, como ofrenda a dioses de fertilidad, como plegaria a algún santo o virgen de devoción, o como testigo para otras novias. En Floristería Contreras le daremos el sentido que tenga para ti.